Rivales y compañeros

A los 14 años, me encontré por primera vez con Juan Antonio San Epifanio, por aquella época conocido como Epi II y que terminaría siendo SuperEpi. A partir de ahí y durante 16 años nos enfrentamos durante decenas de veces, conformando una gran rivalidad individual dentro del histórico enfrentamiento deportivo que mantienen desde siempre Real Madrid y Barcelona. Siempre fuimos dos personas muy diferentes pertenecientes a dos clubes con estilos y filosofías constantemente enfrentadas. Pero todos los veranos, ambos éramos seleccionados para jugar en la selección, lo que nos obligaba a una rápida y forzosa adaptación a nuevos compañeros, entrenadores, roles y jerarquías.   

En esta conferencia a dos voces, Epi y yo compartimos nuestras experiencias en este proceso, las dificultades que surgieron y las claves para lograr llevarlo a cabo.  La subordinación de lo individual a lo colectivo, la creación de un estilo propio o la potenciación del sentido de pertenencia son alguna de las claves para lograr convertir a rivales de eficientes compañeros.

Al final se trata de reproducir, contando y aprovechando al máximo la diversidad, los valores que distinguen a los grandes equipos.