El deporte resulta un laboratorio ideal donde se prueba y comprueba la necesidad que tiene cualquier equipo en dotar a su componentes, estructura y quehacer diario de una serie de valores y cualidades sin los cuales la consecución de objetivos se complica enormemente. La selección española de baloncesto, la de fútbol, la de balonmano oel equipo de Copa Davis son buenos ejemplos sobre los que nos basaremos reflexionar sobre algunas ideas que podemos poner en práctica en nuestro día a día. 

De las tres patas donde apoyamos nuestro desempeño profesional, las aptitudes (el saber), los recursos (el poder) y las actitudes (el querer), nada resulta competitivamente más diferenciador que la actitud, territorio donde los grandes equipos basaron gran parte de sus éxitos. La fuerza de la colectividad, la autorresponsabilidad ,el afán de logro, una visión sana y positiva y una idea colectiva de nuestro trabajo, nos permitirá no sólo digerir correctamente las situaciones sino aprovechar siempre las oportunidades de asentar nuestras virtudes y mitigar nuestros defectos para dar una respuesta lo más eficaz posible a todos los retos que tenemos por delante.

Equipos de oro