Siempre me ha gustado escribir, aunque nunca me planteé el hacerlo de forma profesional. Hasta que antes allá por el año 1985 y a cuenta de un partido de Copa de Europa, el Pais me pidió un artículo que finalmente titulé “La estrecha línea”.  Algo debieron ver porque el año siguiente me contrataron para que escribiese un artículo diario durante el Mundial de Baloncesto que se celebró en España. A partir de entonces no han cesado mis colaboraciones periodísticas tanto en el Pais como en otros medios como El Correo o la revista de baloncesto Gigantes. Columnas de opinión, crónicas de partidos, entrevistas, reportajes, he podido tocar casi todos los palos y casi nada me complace más que el siempre apasionante ejercicio de la escritura. Si tuviese que elegir, ahora me quedaría con el vértigo de las crónicas, que te exigen una rapidez mental que siempre resulta un reto. Gracias a esta inesperada profesión, he podido seguir ligado al mundo del deporte y asistir, esta vez con un ordenador en lugar de una pelota, a grandes competiciones como Mundiales (incluso de fútbol) o Juegos Olímpicos.

Escribir me produce una mezcla de respeto, incertidumbre y agitación mental que resulta muy estimulante. Intentar ordenar ideas, concretizar opiniones y hacerlo de una forma amena y accesible incluso para aquellos que no están especialmente familiarizados o interesados en un determinado deporte es un reto al que me gusta enfrentarme cada vez que tengo ocasión. En ese sentido mi referente es Joaquín Vidal, un escritor maravilloso que fue capaz de convertir sus escritos sobre toros en una cita obligada para mí a pesar de que el mundo de los toros no me interese lo más mínimo. 

Más de veinticinco años colaborando con El Pais dan para muchos artículos. En un ejercicio de memoria propia y ajena, intentaré hacer una selección de aquellos que más recuerdo por diversas razones. Espero que en muchos casos, el tiempo no ha sido muy cruel con ellos.

Mundial 94 (Fútbol)
Mundial 86
El primero
14 de Marzo de 1985. Ultima jornada de la liguilla de la Copa de Europa. Tres equipos para dos puestos en la final. No dependíamos de nosotros a pesar de haber hecho una liguilla excelente. Y en la espera, a uno le viene a la cabeza una canción de los Pretenders

Por primera vez en muchos años no fuí seleccionado para la selección y esta mala noticia se convirtió con el paso del tiempo en una muy buena, pues me convenció definitivamente que tenía futuro como columnista. No hay mal que por bien no venga, que diría mi madre.

Mi primera incursión extrabaloncestística fue con motivo del Mundial de Fútbol de EEUU. Fue un viaje increíble pues yendo para hacer crónicas de ambiente fui testigo directo de la detención de OJ Simpson y cubrí la expulsión por doping de Maradona.  Ah, e hice mi primera crónica de un partido de fútbol. Un EEUU-Colombia donde Escobar se metió un gol en propia meta que luego le costaría la vida. 

Retratos individuales
Los más grandes

El hacerme columnista me ha permitido escribir sobre algunos de los grandes deportistas de las últimas dos décadas. Siempre he intentado trasmitir la admiración que me han causado.

Magic y Michael. Johnson y Jordan. Cada uno en su estilo han llevado mi amor hacia el baloncesto hasta maravillosos extremos  !Y he jugado contra los dos!

Testigo directo

Como jugador o periodista he tenido la suerte de ser testigo de grandes momentos. Desde Los Angeles 84 hasta el Mundial de Japón. Todo un privilegio.

Sobre Madrid y sus cosas

Durante un par de años estuve escribiendo columnas en el suplemento diario de Madrid que publicaba El Pais. Toda un experiencia pues salía de mi registro habitual. La verdad es que arrepiento de haberlo dejado.

Tantos años escribiendo sobre deporte hace que de vez en cuando necesite salirme de esa carretera y frecuentar otros caminos. El caso es opinar....

Sobre otros temas